Cargando...

La Nación flexibiliza las exportaciones de la carne, pero aún hay dudas y críticas

Para destrabar conflictos con el campo, el presidente Alberto Fernández no solo propició el desembarco de Julián Domínguez al Ministerio de Agricultura, sino que también amplió su poder de decisión sobre un área que genera rispideces: las exportaciones de la carne. Ayer, luego de sucesivas quejas del campo y de varios gobernadores -entre ellos el correntino Gustavo Valdés- amplió la venta de vacas conserva a China.

A través de la Resolución 219/ 2021, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación ratificó las cuotas en las exportaciones de la carne bovina en general hasta el 31 de diciembre; no obstante, liberó de limitaciones la carne proveniente de faena bajo rito Kosher.

En tanto,   amplió el volumen de venta de vacas de tipo D y E que tienen como destino la República Popular de China.

Más conocidas como vacas conserva, el Ministerio autorizó otorgar la posibilidad de comercialización de esta carne al gigante oriental,  hasta 100 toneladas mensuales “por empresa que tenga establecimiento faenador y hasta 50 toneladas mensuales por empresa que tenga establecimiento procesador”, según indica la resolución publicada ayer en el Boletín Oficial. “Esta asignación se realizará hasta alcanzar la faena de 140.000 vacas de esta categoría”, aclara la norma.

De esta manera, la llamada “vaca vieja” no estará sujeta a la restricción general de un tope equivalente al 50 % del volumen exportado el año pasado de la carne vacuna. Por ello, algunas entidades celebraron la medida como una apertura.

La norma, que se conoció ayer,  también establece que estarán libres de restricciones siete cortes populares de carne vacuna correspondientes a los tipos D y E, que a nivel general se limitaron para bajar los precios de la carne en góndola. Estos son: asado con o sin hueso, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío.

Cabe señalar que los envíos a China absorben el 75,9 % del total de los despachos del país. Hasta agosto se remitieron 289.033 toneladas del peso producto al país asiático, de acuerdo con un informe de la agencia oficial Télam.

En el caso de Corrientes, la venta de este tipo de carne es una de las principales salidas de productores ganaderos. En respaldo al campo correntino, la semana pasada el gobernador expresó a través de un tuit que “la sola flexibilización de ventas de vaca conserva a China es insuficiente”, por lo cual, enfatizó: “Volvemos a solicitar que se abra completamente la exportación de carne, porque debemos cumplir con los mercados internacionales que, comprándonos, generan trabajo, dólares genuinos e impulso al campo”.

El reclamo está relacionado con una política económica en el sector. La Mesa de Enlace, en consonancia, busca la total normalización de los embarques de carne en general. Y sobre la apertura a China, en particular, consideró que la medida “genera confusión y desconfianza en toda la cadena” y que “burocratizar aún más el régimen de exportaciones y desalentar la producción son malas señales”.

“El único requisito” que pide el Gobierno nacional es “que cada declaración jurada esté respaldada por su compra física con fecha cierta de arribo”, ya que “hay más de 7 millones de toneladas compradas en el mercado producto de una especulación”, respondió ayer el ministro de Agricultura de la Nación sobre las críticas de burocratización.

“Es un primer paso en algo que debería ir hacia la normalización total de las exportaciones.

Sin embargo, y como venimos diciendo, necesitamos la apertura total de las exportaciones de carne que generan previsibilidad al productor y trabajo en toda la cadena”, dijo ayer el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes.

Otras entidades como Coniagro, si bien celebraron la apertura, consideraron que aún se debe estudiar en profundidad la norma. Esto, debido a que surgieron dudas respecto de un sistema de cupos que se establecerá a las empresas.

Por su parte, en diálogo con Canal 9 de Entre Ríos, Julián Domínguez indicó que el mercado externo “nunca estuvo cerrado” para la carne argentina, que 2020 “fue el año de mayor exportación de la historia” y que 2021 “va a ser el segundo histórico”.

La medida formó parte de un acuerdo entre funcionarios de la Nación y cinco gobernadores, con las respectivas mesas de enlace locales. Varios gobernadores peronistas habían reclamado la flexibilización de las exportaciones. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *